Pasos Pequeños a Progreso Gigante

Pasos Pequeños a Progreso Gigante

Desafortunadamente, tengo la habilidad atlética de un panda de bebé. Pero, cuando llega la hora del partido, encuentro el esfuerzo de un equipo de fútbol entero, luchando para ganar el último partido contra sus enemigos.

Me gusta pasar tiempo afuera jugando deportes, y me cría con dos hermanos, quien muchas veces me dijeron, “tires como chica.”

Cuando corrí a mi casa, sintiendo triste y faltando confianza en mi mismo, mi madre me dirigía a otra actividad más femenina, como jugar con muñecas.

Esta secuencia de eventos ocurre frecuentemente: una chica quiere hacer una actividad históricamente masculina, se pierde su confianza a causa de las palabras y actitudes de otros chicos u otras chicas, y se revierte a una actividad más clásicamente femenina.

Para obtener igualdad de sexo en la sociedad y encontrar un equilibrio entre los géneros, tenemos que quitarnos de nuestras vidas frases negativas como, “se tire como chica,” “ella probamente está menstruando,” o “se hace como chica.”

Yo sé que soy culpable de decir estas frases. Me había pedir disculpas para estar llena de emocionas, dando la culpa a mi sexo. Cuando un amigo o miembro de mi familia se está quejando le digo “eres tan como chica.”

Estas frases llegan de nuestras bocas tan frecuentemente que no pensamos en como se hacen daño. ¿Eres una chica? Este frase implique que la palabra “chica” y la palabra “irritante” o “débil” son los mismos. La frase, “ella probamente está menstruando” atribuye la expresión de emociones o pensamientos irracionales al género femenino.

Quizás no puedo tirar una pelota, pero este no significa que tiro como chica. Tengo tantas amigas quien pueden tirar perfectamente, y, al otro lado, tengo tantos amigos quien no pueden tirar.

El desequilibrio de género en nuestra sociedad es como una balanza con dos lados. Estas frases y actitudes, aún pequeños, son como piedras, pesando muchísimo juntos en un lado de la balanza. Tenemos que parar el uso común de ellas, porque aún parecen pequeñas, son poderosas juntas. Cuando las eliminamos de nuestras vidas, la balanza pueda encontrar equilibrio.